La apuesta por un Medio Oriente libre de Armas Nucleares se muda a Finlandia

AddThis

Por Baher Kamal*
IDN-InDepth NewsAnalysis

EL CAIRO (IDN) – El proyecto que desde hace cuatro décadas apunta a liberar el Medio Oriente de todo tipo de armas de destrucción masiva (WMD), comenzando por las nucleares, se moverá el próximo año hasta Helsinki, pues Finlandia sorprendentemente ha decidido ser anfitrión de una conferencia internacional para el establecimiento en el Oriente Medio de una zona libre de todo tipo de armas de destrucción masiva.

El anuncio de la sede para la conferencia, que fuera hecho por las Naciones Unidas el 14 de octubre de 2011, llega en medio del resurgimiento de la Primavera Árabe en países como Túnez, Egipto y Libia; y los continuos amargos levantamientos populares contra regímenes dictatoriales en Yemen y Siria, entre otros.

La decisión también coincide con un fuerte aumento de ola de protestas populares en algunos países árabes claves en contra de Israel, el único país de la región que posee armas nucleares, entre 210 y 250 cabezas atómicas. Este número es equivalente a más del doble de los arsenales de la India y Pakistán juntos.

Estas protestas populares alcanzaron su cenit en El Cairo a fines de agosto y a principios de septiembre de este año, con el asalto de la Embajada de Israel y la quema de banderas de ese país. Otras protestas ocurrieron en Túnez, Jordania y Marruecos.

Mientras tanto, Israel ha sido testigo también de un masivo movimiento popular contra políticas sociales, el alto costo de los alimentos y los servicios y las tasas de desempleo, bajo la presidencia del gobierno de extrema derecha del Primer Ministro Benjamin Netanyahu.

La apuesta por un Estado Palestino

Luego vino el pedido de la Autoridad Palestina ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre por un reconocimiento pleno de Palestina como un estado independiente y soberano, respaldado por la Asamblea General de las Naciones Unidas incontables veces. El movimiento generó mayores tensiones en la región en vistas del firme y abierto rechazo por parte de Israel y los Estados Unidos, que decidieron vetarlo.

“Todas estas tensiones difícilmente ayudarán a facilitar la tarea finlandesa de avanzar en el camino hacia un Medio Oriente libre de armas nucleares”, dijo un experto nuclear egipcio ya retirado y en condición de anonimato a este periodista.

“Hay ahora un nuevo escenario en la región. Los sistemas democráticos emergentes en países claves como Egipto, y esperemos también en Siria, no deberían ya escuchar la ‘Voz de su amo’ (los Estados Unidos) tal como lo han venido haciendo los regímenes dictatoriales durante décadas”, agregó el experto, quien participó activamente en los actor preparatorios de las conferencias de 1995, 2000, 2005 y 2010 para la revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT).

Este Medio Oriente rico de petróleo y que está despertando, turbulento, es la única región clave que no esté libre de armas nucleares. Otras regiones, incluidos continentes enteros, lo han logrado. Es el caso de América Latina y el Caribe, el Pacífico Sur, el Sudeste Asiático, Asia Central y África.

Dura Misión

La tarea de Jaakko Laajava, subsecretario de Estado para las relaciones exteriores de Finlandia, quien ha sido nombrado facilitador de la conferencia que se llevará a cabo “en algún momento de 2012”, resultará cualquier cosa menos fácil.

El lanzamiento de una conferencia internacional en Medio Oriente fue una decisión tomada en la conferencia para la Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear el 3 al 28 de mayo de 2010 en Nueva York, en respuesta a la presión de Egipto –promotor de la iniciativa para un Medio Oriente libre de Armas Nucleares desde fines de los `60– con el apoyo de países árabes, Turquía y del Movimiento de No Alineados, así como de algunas naciones europeas, mayoritariamente escandinavas.

En las rondas previas al encuentro para la Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear, diplomáticos de Egipto reiteraron en diferentes foros su reclamo que defienden desde hace 40 años, para que esta sufrida región sea por fin libre de armas nucleares y armas de destrucción masiva.

La iniciativa de El Cairo, lanzada por primera vez en 1961, se ha ido perfilando a lo largo de las pasadas cuatro décadas, y tal y como han reiterado funcionarios de El Cairo, todos los gobiernos de Egipto han adherido inexorablemente a su “clara y transparente posición” con respecto a las armas nucleares, y en general para con todas las armas de destrucción (atómicas, biológicas y químicas).

Fuentes calificadas aseguran que la política de El Cairo aún se mantiene.

El Documento de El Cairo

Egipto ha presentado a todas las partes involucradas en la conferencia por la Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear de New York en 2010, un documento de trabajo por el cual pedía que la asamblea “lamentara que no ha habido progreso en la implementación de la resolución de 1995 de las Naciones Unidas”, lo que confirma resoluciones previas para liberar la región de armas nucleares.

Esa resolución establece una sólida base para negociar la eliminación de armas nuclear y de destrucción masiva en Oriente Medio, declarándola zona libre de armas nucleares.

Unos días previos al encuentro de Nueva York, el 26 de abril de 2010, un vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto señaló que El Cairo siempre ha venido trabajando para alcanzar la meta de liberar Oriente Medio de armas nucleares a través de foros internacionales y grupos de países que “comparten nuestro pensamiento, en particular países árabes, africanos, y también algunos estados europeos”.

El Ministerio para Asuntos Exteriores de Egipto llamó “a todos los estados a unirse al Tratado de No Proliferación Nuclear”, consciente de que Israel es el único país de la región que rechaza el Tratado. Un vocero dijo que, por la participación en la Conferencia para la Revisión de 2010, “Egipto quiere asegurarse la adhesión de todos los estados al Tratado de No Proliferación Nuclear”. Enfatizó que la “non adhesión por parte de Israel al Tratado de No Proliferación Nuclear, no sólo pone en peligro la paz y la seguridad de la región, sino que también las hace inviables”.

El Llamado a una Conferencia de las Naciones Unidas

El Documento de El Cairo pedía al encuentro de New York por la Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear que organizara una conferencia en las Naciones Unidas en el 2011 con la participación de todos los países de la región, para trabajar sobre un acuerdo formal que asegure un efectivo compromiso para liberar de armas nucleares a Medio Oriente.

El Cairo hizo el llamado para que dicha conferencia fuera organizada bajo la bandera de las Naciones Unidas, para asegurar así que sus decisiones tuvieran respaldo legal. En su lugar, el encuentro de la Revisión de 2010 decidió mantener una “conferencia internacional” sin recomendaciones vinculantes. Este es un indicio en cuanto a que la Conferencia por una zona libre de armas de destrucción masiva de Medio Oriente de Finlandia en el 2012 producirá como mucho un “cachorro de tigre desdentado”, tal como un diplomático asiático le confió a este periodista en condición de anonimato.

El Rechazo Israelí

Respaldado por un largo número de países europeos, y firmemente secundado por los Estados Unidos, Israel se adhiere a su decisión de no develar su arsenal nuclear a ningún cuerpo internacional. Insiste en mantener su programa nuclear militar estrictamente confidencial, mientras que sistemáticamente rechaza adherirse al Tratado de No Proliferación Nuclear.

Para confirmar el planteo de Tel Aviv de no facilitar los pasos para liberar Medio Oriente de armas de destrucción masiva, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu rechazó participar de la Cumbre de Seguridad Nuclear que fuera organizada por el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama en Washington, los días 13 y 14 de 2010. Netanyahu también desertó de la conferencia para la Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear de mayo del año pasado en Nueva York.

Requisitos Claves

La visión de Egipto sobre la piedra angular de una zona libre de armas de destrucción masiva en Oriente Medio fue explicada por el Servicio de Información de Egipto (SIS) en un documento oficial distribuido una semana antes de la conferencia para la Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear.

El documento declara: “La visión de Egipto para alcanzar la paz y estabilidad en la región (Medio Oriente) está basada en principios fundamentales tales como solución ecua y justa de la causa palestina y la implementación integral de todas las resoluciones basadas en la legitimidad internacional”.

La inequívoca posición de Egipto es:

-La posesión de armas de destrucción masiva no garantiza la seguridad a ningún país (de Medio Oriente); esto puede asegurarse sólo a través de una justa y paz comprensiva; y

-La falta de “ningún paso positivo” por parte de Israel hacia la liberación de la región de armas nucleares, y asimismo de su posición basada en una “doctrina de superioridad militar”, sólo contribuirá en el agravamiento de la inseguridad regional.

En el llamado para la eliminación total de todo tipo de armas de destrucción masiva de la región, Egipto rechaza cualquier tipo de discriminación o “parcialización” que pudiera ser impuesta por una de las partes por sobre otra en el Medio Oriente.

Egipto rechaza cualquier posible “selectividad” por ningún arma o ningún país, y rechaza cualquier concesión de algún estatus espacial para ninguno de los países de la región.

El proceso para el desarme del Oriente Medio de todo tipo de armas de destrucción masiva debe ser llevado a cabo bajo una celosa supervisión internacional, en particular por las Naciones Unidas y sus agencias.

Egipto exige la implementación de varias resoluciones de las Naciones Unidas llamando por un Oriente Medio libre de armas nucleares, en particular la resolución número 487 adoptada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 1981.

El Paraguas Nuclear de los Estados Unidos

Mucho antes de la conferencia por la revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear, El Cairo había rechazado la oferta de los Estados Unidos de garantizar la defensa regional contra armas atómicas como parte del exhaustivo plan de paz de Medio Oriente. Este ofrecimiento referente a un paraguas nuclear fue realizado por el predecesor del Presidente Barack Obama, George W. Bush.

El paraguas nuclear es normalmente utilizado para la seguridad de los aliados de los Estados Unidos que no poseen armas nucleares como Japón, Corea del Norte, gran parte de Europa, Turquía, Canadá y Australia, originándose en la Guerra Fría con la Unión Soviética. Para algunos países fue una alternativa de adquirir ellos mismos armas nucleares.

De hecho, el 18 de agosto de 2009, durante la primera visita a Washington en cinco años, el depuesto presidente de Egipto, Hosni Mubarak, insistió que “lo que Medio Oriente necesita es paz, seguridad, estabilidad y desarrollo”, no armas nucleares.

Egipto subrayó su empeño subrayando el compromiso de su país por el establecimiento de un “Medio Oriente libre de armas nucleares”.

Adelantándose a la discusión sobre este asunto, Mubarak dijo en una entrevista exclusiva con el diario insignia oficialista, Al Ahram, el 17 de agosto de 2009: “Egipto no será parte de ningún paraguas nuclear americano que pretenda proteger países del Golfo”.

Paz, No Paraguas Nucleares

Dicho paraguas, dijo, “implicaría aceptar tropas y expertos extranjeros en nuestra tierra, y no aceptaremos ello”. También enfatizó que el paraguas nuclear de los Estados Unidos “implicaría una aceptación implícita de una zona nuclear regional: no aceptaremos ello tampoco”.

Afirmó que “Medio Oriente no necesita ningún poderío nuclear, sea Irán o Israel; lo que nosotros necesitamos es paz, seguridad, estabilidad y desarrollo”. En todo caso, “no hemos recibido ninguna comunicación oficial respecto a dicha propuesta”, agregó.

Ese mismo día, el Embajador Suleiman Awad, vocero del presidente egipcio, también comentó sobre el paraguas nuclear de los Estados Unidos en la región. “Esta no es la primera vez que se plantea ese asunto; es parte de la política de defensa de los Estados Unidos”, dijo.

El Factor Irán

Comentando supuestos planes nucleares de los Estados Unidos en Medio Oriente, Awad dijo: “Es absolutamente inaceptable tanto en sus formas como en sus contenidos. En vez de estar hablando sobre un paraguas nuclear, el asunto nuclear iraní debería lidiarse con (espíritu de) diálogo y flexibilidad de ambas partes, Occidente e Irán”.

“Irán tiene derecho de beneficiarse del uso pacífico de la energía nuclear, como cualquier otro país firmante del Tratado de No Proliferación, proveyendo pruebas sobre que su programa es para fines pacíficos”, dijo el vocero.

En vista de todo lo dicho más arriba, el camino hacia al anuncio de la conferencia sobre Medio Oriente en Finlandia ha sido un camino lleno de obstáculos, ya que ningún país tenía la voluntad de oficiar de anfitrión y ninguno estaba preparado para actuar como facilitador. ¿Podrá Finlandia conseguir lo que otros no han logrado hacer durante varias largas décadas?

*Baher Kamal, nacido en Egipto, nacionalizado español, laico, es periodista en contra de la guerra y analista especializado en asuntos internacionales con especialización en Medio Oriente. Es editor de Human Wrong Watch [IDN-InDepthNews – 6 de noviembre de 2011]

Primera Foto: Planta Nuclear Dimona en Israel | Créditos: www.panoramio.com

Segunda Foto: Mapa de las armas nucleares israelíes | Créditos: www.world-crisis.com

Copyright © 2011 IDN-InDepthNews | Analysis That Matters

Envía tu comentario

Síguenos en Twitter y Facebook:
http://twitter.com/InDepthNews
http://www.facebook.com/pages/IDN-InDepthNews/207395499271390?sk=wall

 

Search