Hacia un mundo más seguro con la campaña “Un Millón de Llamamientos”

AddThis

Por Neena Bhandari

IDN-InDepth NewsAnalysis

 

SIDNEY (IDN) – Debido a que la amenaza nuclear, y su consecuente aniquilamiento, se hace más real por nuestros días, la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN) de Australia ha lanzado la campaña denominada “Un Millón de Llamamientos”, que enfatiza la urgencia de librar al mundo de tales armas.

 

“La campaña Un Millón de Llamamientos ofrece un rostro y una voz en el asunto de las Armas Nucleares, y a la urgencia por un total desarme y la respectiva abolición de las mismas. La gente desea ver abolidas por completo a las Armas Nucleares, pero no tienen necesariamente una manera de poder enviar su mensaje a los líderes del mundo. A través de esta iniciativa, ahora pueden hacerlo”, dijo el Director de la Campaña y Administrador Ejecutivo a de ICAN Australia, Dimitri Hawkins.

 

Una grabación fílmica de 45 segundos, con niños escolares japoneses y con un sobreviviente de la explosión atómica de 80 años de edad, Nakanishi Iwao, haciendo un llamado a cada uno de los nuevos países nucleares para librar al mundo de esas armas, ha activado la cadena de vídeo-mensajes más larga del mundo para reclamar a los líderes mundiales la abolición de las armas nucleares, estableciendo un nuevo hito mundial en las campañas interactivas en línea.

 

Desarrollado por ICAN de Australia, en asociación con la agencia de publicidad Whybin TBWA de Melbourne, da a la gente de todo el mundo la posibilidad de hablar a favor del desarme nuclear, a través de subir una imagen junto con su petición personal a través de las redes sociales más populares como Youtube, Facebook o Twitter.

 

La campaña cuenta con e apoyo de Embajadores de la talla del Arzobispo y premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, la coordinadora y fundadora de la Campaña Internacional para la Prohibición de Minas Anti-Personales Jody Williams, y también al ex Primer Ministro australiano Malcolm Fraser. El lanzamiento de la misma ocurrió en Hiroshima el día 6 de agosto de 2010 en conmemoración del 65 aniversario del bombardeo de esa ciudad, y del otro ocurrido tres días después en Nagasaki, los cuales asesinaron a cientos de miles de personas en pocos minutos.

 

El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien ha sido el primer Secretario General del Organismo en asistir a la ceremonia en el Memorial de la Paz de Hiroshima, envió un mensaje de paz y esperanza afirmando: “Juntos estamos en un viaje que nos lleva desde el ‘punto cero’ hacia el Cero Global –un  mundo libre de armas de destrucción masiva. Ese es el único sendero sensato hacia un mundo más seguro… Nosotros debemos enseñar una verdad elemental: ese estatus y privilegio no le corresponde a aquellos que poseen armas nucleares, sino a quienes las rechazan”.

 

Ban Ki-moon ha convocado una reunión del más alto nivel en la ONU para el 24 de septiembre, donde impulsar un Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT), y un Tratado de Reducción de Materiales Fisibles. Junto a esto también tiene la intención de desarrollar medidas educativas sobre el desarmen para los colegios, incluyendo traducciones de los testimonios de los sobrevivientes a las principales lenguas del mundo.

 

A pesar de que 153 países ya han ratificado el CTBT, falta que entre en vigor debido al fracaso de las nueve “naciones con capacidad nuclear”, que son los Estados Unidos, China, Egipto, Indonesia, Irán, Israel, Corea del Norte, India y Paquistán, porque aún no han firmado el Tratado.

 

El miembro australiano de ICAN, Tim Wright, quien estuvo en Hiroshima para el lanzamiento de la campaña dijo a IDN: “Los niños y las ONG fueron muy entusiastas de enviar el mensaje de “Nunca Más” por todo el mundo”. La gente halló en “Un Millón de Llamamientos” una base humanitaria increíblemente irresistible y emocionante. Muchísimo material en contra de las armas nucleares que vemos hoy en día, son campañas basadas en el miedo al terrorismo nuclear, mientras que nosotros nos hemos focalizado siempre en que estas armas son inmorales y que no se puede confiar en ningún páís que las tenga”.

 

“Creo que una de las cosas que Ban Ki-moon ha traído a este debate es el sentido de la urgencia. En Hiroshima ha dicho que quería que el CTBT entrara en vigor en 2012, y ha descripto una visión de abolición para el 2020 como visión perfecta. Por ende, esto es significativamente diferente de lo que los estados con armas nucleares están diciendo”, dijo Wright.

 

Desde el bombardeo de 1945 a las dos ciudades japonesas, miles de pruebas nucleares han sido llevadas a cabo en todo el mundo. Siete naciones, los Estados Unidos, Rusia (y anterior Unión Soviética), Francia, Reino Unido, China, India y Paquistán, han reconocido haber realizado pruebas nucleares entre 1945 y 1998; y Corea del Norte ha probado dispositivos nucleares en 2006 y 2009. El 29 de agosto,se celebró por primera vez el Día de la ONU Contra las Pruebas Nucleares para señalar la clausura del principal sitio para dichos fines de la anterior Unión Soviética, Semipalatinsk de Kazakstán, en 1991.

 

En la actualidad hay estimadas unas 22.600 armas nucleares alrededor del mundo. “Es un número extraordinario si se piensa en las pocas que se necesitarían para generar una devastación total en todo el territorio circundante, matando a millones de personas y desplazando a muchas más, ocasionado hambre y un cambio climático radical. La gente comprende que las armas nucleares no brindan mayor seguridad”, dijo Hawkins a IDN.

 

NWC

 

En el congreso número 19 de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear (AIMPGN) de Basilea (Suiza) acontecido del 25 al 30 de agosto, ICAN animó a los europeos, y a los participantes de más de 50 países, a traducir y adaptar la campaña Un Millón de Llamamientos a sus respectivas comunidades. El vídeo, actualmente en inglés y también en inglés-japonés, ha sido emitido entre otros anuncios de servicios comunitarios en horarios comerciales por las principales radios y canales de televisión de Australia.

 

ICAN, un movimiento de base popular, está llamando al desarme a través de la Convención de Armas Nucleares (NWC), de obligada implementación, verificable y con plazos impuestos, para prohibir el desarrollo, las pruebas, la producción, el uso y la amenaza de utilización de Armas Nucleares.

 

Recientemente ha habido algunos movimientos positivos que han demostrado que el desarme es posible si hay voluntad política y cooperación. El presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, habló fuertemente sobre la necesidad de alcanzar cero Armas Nucleares, y firmó el nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) junto al presidente ruso Dimitri Medvedev en abril de 2010. El Tratado incluye una reducción del 30 por ciento de las ojivas nucleares ahora desplegadas por ambos países, quienes conjuntamente albergan más del 90 por ciento de las existentes en el planeta.

 

Anteriormente, en junio de 2008, el ex Primer Ministro australiano Kevin Rudd, fue el primero que durante el ejercicio de su mandato visitara Hiroshima, donde su país y el Japón formaron Comisión Internacional para el Desarme y la No Proliferación de Armas Nucleares (ICNND). El informe de dicha Comisión sienta el caso para un alcanzar una reducción concreta en fechas concretas, incluyendo el “punto de minimización” para que el número máximo de cabezas nucleares globales sea de no más de 2000 para el año 2025.

 

Sin embrgo, como el miembro de ICAN Australia, Tim Wright dijo a IDN: “Establecer una comisión es una cosa, pero tomar las decisiones difíciles que harán avanzar el desarme es otra muy distinta. El Gobierno Laborista no ha querido realizar ningún serio avance, por ejemplo, prohibiendo la venta de uranio a los estados con armas nucleares, abogando por la Convención de Armas Nucleares o rechazando el Paraguas Nuclear de los Estados Unidos”.

 

“Nosotros somos parte importante del problema, y por ello creo que la precepción de Australia como del “bueno” de todos estos asuntos necesita ser expuesta correctamente. Australia es uno de esos países que dependen de las armas nucleares de los Estados Unidos para su seguridad y, haciendo eso, le damos legitimidad a las armas nucleares, enviando un mensaje a otros países de que esas armas son útiles para proveernos seguridad, y esto es un impedimento para el desarme. El Libro Blanco de Defensa del año pasado aún afirmaba la importancia de la disuasión nuclear para la defensa australiana”, dijo Wright.

 

VITAL

 

Australia es un actor decisamente esencial en la discusión sobre el desarme porque es un importante exportador de uranio que sirve a los países nucleares, aquellos que han firmado el Tratado de No-Proliferación Nuclear (NPT). En abril de 2010 el Gobierno aprobó exportaciones de uranio a Rusia, país que no ha sido visitado por la Agencia de Energía Atómica desde el año 2001.

 

Una encuesta realizada por el Instituto Lowy para la Política Internacional, un del think-tank independiente con base en Sídney, encontró que el 84 por ciento de los australianos están en contra de que Australia desarrolle Armas Nucleares; pero si algún vecino cercano comenzara a desarrollarlas, la oposición caería al 57 por ciento, y el 42 por ciento se mostraría a favor de que Australia hiciera lo mismo. (IDN-InDepthNews/31.08.2010)

 

Copyright © 2010 IDN-InDepthNews | Analysis That Matters

 

Related IDN articles:

http://www.indepthnews.net/area2.php?key=ARMS

 

External Link:

http://www.icanw.org/about-ican

 

Search