Intereses en Medio Oriente contra el desarme nuclear

AddThis

Nuclear Abolition News | IPS
Por Thalif Deen

NUEVA YORK (IPS) - La propuesta de crear una zona libre de armas atómicas en Medio Oriente podría hacer fracasar la Conferencia de las Partes encargada del examen del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP).

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó de "reconocido fracaso" la revisión del tratado de 2005 y reiteró la necesidad de crear una zona libre de armas nucleares(ZLAN), según declaraciones realizadas al International Herald Tribune la semana pasada.

"Egipto armará un gran revuelo, al igual que Irán", sostuvo Joseph Gerson, director de desarme del Comité de Servicios de Amigos Estadounidenses.

"Pero las crisis siempre abren una oportunidad. Veamos qué se puede hacer al respecto", apuntó el autor de "Empire and the Bomb: How de U.S. Uses Nuclear Weapons to Dominate the World" ("Imperio y bomba: cómo Estados Unidos recurre a las armas nucleares para dominar el mundo").

"Hay quienes tienen miedo de que el asunto eche por tierra la conferencia", señaló Anne Penketh, directora de programa del Consejo Británico Estadounidense de Información para la Seguridad (Basic, por su acrónimo en inglés).

"Pero creo que Egipto puede llegar a ser más flexible de lo que parece y Estados Unidos realiza grandes esfuerzos de negociación con ese país", añadió.

Un esfuerzo de buena fe sobre medidas prácticas puede lograr un gran avance, pero es demasiado pronto para saber qué rumbo tomarán las negociaciones, apuntó.

La Casa Blanca sostiene que la creación de una ZLAN es buena para las negociaciones de paz en Medio Oriente.

Washington apoya de forma incondicional la seguridad de Israel, el único país de esa región con armas nucleares.

Pero "si se permite que se mantenga el callejón sin salida, será como ceder a Israel, país no signatario del TPN, la posibilidad de vetar el futuro del tratado", señaló Penketh en el estudio "Peeling the Onion: Towards a Middle East NWFZ" (Pelando la cebolla: Hacia una ZLAN en Medio Oriente).

Causan preocupación las armas atómicas que, oficialmente, no se reconoce que tiene Israel y el profundo sentimiento de injusticia que tienen los estados árabes, que acusan a los países nucleares de "doble discurso", añadió.

También sostienen que "protegen a Israel mientras sancionan a países como Irán, que insiste en su derecho a tener energía nuclear para fines civiles", añadió Penketh.

"Siempre se aplicó un doble discurso en la ‘realpolitik’, política pragmática, hacia Irán", respondió Gerson al ser consultado sobre el tema.

Desde la Primera Guerra Mundial (1914-1918), las grandes potencias occidentales hicieron lo que creyeron necesario para controlar el "centro geopolítico de la lucha por el poder mundial", como lo calificó el escritor y activista Eqbal Ahmad.

La Primera Guerra Mundial fue una lucha por el control del moribundo Imperio Otomano y por lo que Winston Churchill (1874-1965) entendió como "premio", en alusión al petróleo de Medio Oriente.

Irán es considerado como una amenaza para el control de Estados Unidos sobre esa región rica en petróleo. Cuando la República Islámica desafía el orden establecido, se ponen en marcha esfuerzos para ponerla en su lugar, señaló Gerson.

"Para ser claro, creo que ninguna nación debería tener armas nucleares, ni siquiera centrales" de generación eléctrica, remarcó.

"El uso de armas atómicas es genocida u omnicida y las centrales nucleares conllevan un peligro inherente, no sólo por la posibilidad de fusión de núcleo, sino porque todavía hay posibilidades de deshacerse de los restos radioactivos que contaminan la Tierra y suponen un peligro para la vida de decenas de miles de años", explicó.

Estados Unidos tiene una alianza tácita con India, al tiempo que trata de rodear a China, en tanto Pakistán es un aliado clave de Washington en Asia central, respondió Gerson al ser consultado por el doble discurso de la Casa Blanca hacia esos países.

"No los van a presionar", sostuvo Gerson, como ya se vio en la cumbre de seguridad organizada en abril por el presidente estadounidense Barack Obama.

Hace tiempo que Israel es considerado el martillo de Estados Unidos en Medio Oriente, porque le permite reforzar la hegemonía de Washington en la región. El Estado judío cuenta, además, con el poder del lobby sionista, explicó Gerson.

"Los próximos días pueden ponerse interesantes por las tensiones entre Estados Unidos e Israel y por el intento de El Cairo de dar relevancia al asunto de las armas nucleares de Israel en la conferencia sobre el TPN", añadió.

Estados Unidos le negó la visa a científicos e ingenieros israelíes que pretendían ingresar a este país para profundizar sus estudios, un hecho que tuvo poca difusión, observó Gerson.

"Apoyamos los esfuerzos para declarar una ZLAN en la región, de acuerdo con la resolución sobre Medio Oriente de 1995", señaló el lunes la secretaria de Estado (canciller) estadounidense, Hillary Rodham Clinton, en la apertura de la cumbre.

"Estamos preparados para respaldar medidas prácticas que nos acerquen a ese objetivo", añadió, tras declarar que Medio Oriente puede ser la mayor amenaza mundial contra el desarme nuclear.

Hay varias ZLAN en África, Asia central y América Latina y el Caribe, así como en Mongolia. Faltan en Medio Oriente y en Asia meridional, donde están India y Pakistán.

El gobierno de Obama enviará al Senado protocolos para ratificar la participación en las ZLAN creadas en África y Asia sudoriental, anunció Clinton.

"Estamos dispuestos a realizar consultas en Asia central y sudoriental para lograr un acuerdo que nos permita firmar esos protocolos", añadió.(FIN/2010)

 

Search